fbpx Skip to main content

Es el futuro. En pro de construir un mundo mejor, más ecológico y que no dañe ni el medio ambiente ni a nuestra salud, la vivienda sostenible ya no es una alternativa. Pero ¿qué es la arquitectura sostenible? Se define la arquitectura sostenible como aquella que tiene en cuenta el impacto que va a tener el edificio durante todo su ciclo de vida: construcción, uso y derribo final. Considera los recursos que va a utilizar, los consumos de agua y energía de los propios usuarios y, finalmente, qué sucederá con los residuos que generará el edificio en el momento que se derribe.

El objetivo

Reducir estos impactos ambientales y asumir criterios de implementación de la eficiencia energética en su diseño y construcción. Todo ello sin olvidar los principios de confortabilidad y salud de las personas que habitan en estos edificios.

Utilización de fuentes de energía renovables

La vivienda sostenible utiliza fuentes de energía renovables. La web de API explica que, entre estas, se pueden instalar dispositivos como placas solares, además de la energía solar térmica (para calefacción, agua caliente sanitaria y aire acondicionado), biomasa o la geotérmica.

Ahorro de energía

Una vivienda sostenible supone importantes beneficios económicos para los usuarios, como la reducción del consumo energético entre un 50-70%, el consumo de agua es hasta un 40% menor, y también se reducen los gastos de funcionamiento y mantenimiento entre un 7-8%. El consumo doméstico y comercial de energía es la segunda área de uso de energía que más rápidamente ha crecido, tras el transporte.

Mejor aislamiento

Las casas sostenibles aportan más beneficios porque suelen estar construidas con carpintería de alta calidad que ofrece un buen aislamiento, evitando así que la temperatura ambiente de casa se vaya y también que entren filtraciones de aire.

Mayor valor de tasación

Un edificio con certificación BREEAM® aumenta el valor del inmueble un 7,5% e incrementa las rentas un 3% y la tasa de ocupación de los inmuebles en un 3,5%. Y como el consumo de energía es hasta un 80% inferior que una vivienda tradicional, según el IDEA, aumenta el valor de tasación de la propiedad.

Empleo de materiales naturales

El empleo de materiales naturales que no dañan el medio ambiente es otra característica de las viviendas sostenibles. Para su construcción suelen utilizarse materiales que tienen un bajo coste energético. Y también se estila el reciclaje de residuos con materiales que son reutilizados.